Gracias por seguirme

martes, 6 de julio de 2010

Escribir sobre ninguna otra cosa

Si de verdad quiero hacer de esto un… si de verdad quiero explicar donde he estado es muy importante que sea sincera.

Que puedo decir después de mas de un cuarto de año sin “decir” nada. Si ya no tengo ganas de atravesarme la garganta con los dedos y eso me aleja y me convierte en alguien normal. Últimamente me estiro “en mis mañanas” (si saben que trabajo hasta las 12 AM?) y no con demasiada disciplina.

Cuando entré a trabajar estaba haciendo ayunos. Me fue un poco mal así que comence a comer ¿si recuerdan? Entonces las cosas se salieron de control… y yo las controlé de nuevo… eso es el resumen… el detalle es un poco mas complicado.

Yo tengo Bulimia… lo que implica que tengo la tendencia a vomitar mis comidas. Durante un tiempo sentía el deseo de vomitarlo todo y al mismo tiempo sabia que eso no era algo de mi cabeza, que no era deseo de adelgazar. A mis nauseas las acompañó un cansancio constante que casi me cuesta el trabajo, y a ese cansancio le vino el mal humor… y tanto dormir y comer me hicieron subir mucho de peso. Si han adivinado… si no LA RESPUESTA ES EMBARAZO.

Y la divina pregunta ni la hagan. Hace mas de un mes ya no estoy embarazada. Ahora estoy triste.¨De nuevo he tomado la vida de un ser humano que yo creé porque así de idiota y superficial soy como para como se dice ANDAR CORRIENDO ENTRE PIEDRAS Y PENSAR QUE NO ME VOY A CAER…

Y si, lo pensé 20 veces antes de hacerlo. En mi cabeza no había nada mas desde que lo confirmé y desde entonces no ha habido nada mas. Niñas de 13 años viviendo en chozas crían sus hijos, yo los mato para no sacrificar nada y nada puedo hacer al respecto, como cuando una jura que va a parar y vuelve a comer… mi cuerpo, que se supone que esta diseñado para protegerlo y yo solo pensaba en matarlo. No pasa un día que no lo piense y mientras aun lo tenía dentro mío pensaba en suicidarme y morirme con el. Me pareció menos romántico aplicarme pastillas que me causaron una terrible hemorragia por semanas!

Y así, ya no existe. Sinceramente me miro al espejo y me doy cuenta de que yo tampoco soy tan real. La fragilidad humana nos convierte en seres imaginarios dado que podemos morir y YA NO EXISTIR simplemente. Después de semanas con la dolorosa hemorragia ya no duermo o como tanto. Ya no tengo miedo de mostrar una barriga hinchada, de hablar con la madre de mi novio sobre la única cosa que encarecidamente me pidió, o contarle a mis padres, o gastar mi dinero en sus cosas, o soplar su rodilla cuando se caiga corriendo en el patio de los vecinos. Simplemente no existe.

No escribi antes porque tenía que estar lo suficientemente fuerte para soportar las criticas antes de contarlo. No pense sobre regresar y escribir sobre ninguna otra cosa…