Gracias por seguirme

martes, 31 de enero de 2012

La raíz de todos los males: ALLIS


Desde que estudio Comunicación Social (estudiaba?) entiendo que los textos demasiado largos aburren, el lector deja la lectura a medias o salta lineas y al final todas las ideas quedan inconclusas cuando lo que realmente querías era explicarlas a fondo. Después de tanto tiempo sin escribir, todo me abruma. No he escrito sobre mi peso, dieta, vida laboral, familiar, sentimental o absolutamente nada en tanto que podría escribir 6 ó 7 post en uno. Y entiendo que ha llevado a confusión a las personas que no me leen desde hace mucho o a aquellas que han olvidado mi background… so…

Quiero empezar diciendo que no siempre fui así de abierta. Alguna vez durante mi relación con Seth (mi novio al momento de abrir el blog hasta hace poco mas de 3 años) oculté y hasta mentí tantas veces sobre mi relación con un chico llamado Allis que al final cuando quise venir a mencionarlo era como si no existiera en mi vida… y como para ese entonces yo no existía para él decidí simplemente O-L-V-I-D-A-R-L-E…

Allis me rechazó desde que lo hice enojar con mi incapacidad para la seriedad en ninguno de los aspectos de mi vida. Pensé que si enflaquecía… no se… en algún momento tuve la estúpida idea de que volviéndome mas atractiva el quizás lucharía por mi. Así que volví a eso que hacía desde los 6 años: VOMITAR PARA LLAMAR LA ATENCIÓN.

NO FUNCIONÓ y justo ahí es donde empiezan los capítulos sin concluir, con él. Con una llamada donde me pidió encarecidamente que YA NO LE VOLVIERA A HABLAR MAS, el día que estaba mas borde y mas hambrienta, cuando pesaba casi 75 kilos, solo 5 kilos de mi primera meta después de haber pesado 110. Adelgazar no funcionó 2 INTENTOS DE SUICIDIO NO FUNCIONARON, hacerle saber que mi perdida de peso lejos de ser por salud es por enfermedad NO FUNCIONÓ; Allis sinceramente me desprecia y esa historia solo está barrida debajo de la alfombra… hasta el día de hoy no dejo de soñar despierta con la felicidad que quizás tendría con el…

Nunca sentí nada igual hasta que conocí a Pucci. El no lo sabe pero el día en qué lo conocí acababa de salir de mi segundo internamiento…

Continúa con: CAPITULO 1: PUCCI…

6 comentarios:

Vinca dijo...

GENIAL! por fin voy a entender todo lo que ha pasado con tu vida. Mira preciosa, probablemente Allis no se merecía ni la mitad de tu esfuerzo, si él realmente te hubiera querido se habría quedado a tu lado. Puede que tenga la culpa de todo, pero me parece perfecto que lo borres de tu existencia y que te concentres en Pucci, que parece ser un sueño hecho realidad ;)

Dread. dijo...

no sueñes con la felicidad que podrias tener con alguien que ni se preocuoa por ti cuando se lo has pedido a gritos, es algo que quizas ni exisitiria..

un besazo!

Larie dijo...

Yo sigo aquí. (:

FlorD'morte dijo...

yo creo que en realidad cuando alguien no es para uno, o no somos para alguien simplemente no funciona, se a que te refieres con llamar la atención, todos lo hacemos, entiendo el sentimiento desesperado de hacer cosas absurdas solo por no tener que gritar: AQUÍ ESTOY, MÍRAME...nada pierdes dejando atrás esos capítulos de tu vida que no traen exactamente algo bueno...pero si mucho ganas avanzando :)
cuidate

Morceaux dijo...

yo te leo desde hace buen rato, y kreo k si llevo el hilo de tu historia mas o menos, y te dire k me siento identifikada al maximo, yo esudio periodismo, esto me sirve pero tambn me extiendo kuando escribo, y bueno en si tu historia se parece a la mia, asi k tenes una fan lectora nena... besos bye

Anónimo dijo...

Mauxa, él nunca fue bueno para ti. Al final del camino, con él ibas a terminar hecha trizas.
Es probable que en el fondo lo comprendas. Lo mejor que hizo fue alejarte de él. Siempre has sabido que es tóxico. ¿Para qué luchar por él si solo te haría daño? No vale la pena gritar hasta perder la voz por alguien que no te escucha o valora lo que dices.
No, Momocha. No lo vale. :)
Lo bueno es que has podido seguir adelante.

Adiós, Mau.
Es bueno saber de ti de vez en cuando.
Sigo siendo tu fan después de tantos años.