Gracias por seguirme

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Por que mami no vive con Momo

En mi post anterior me preguntaron qué pasó con mi pequeño hijo. Aqui les cuento.

Abandoné mi casa de la ciudad cuando Muñequito se fue. Su avión partió en la noche y a la tarde siguiente yo ya estaba instalada en la casa de mi madre, a 150 kilómetros de la ciudad, en una provincia llamada Sánchez Ramírez. Mi bebé nació y allí estuve amamantando y viviendo una vida tranquila. Cuando pasaron los 6 meses después de mi cesarea empecé a hacer ejercicio y a perder peso.

Pero los beneficios no se reflejaban… me sentía cansada, mi piel estaba fatal y estaba deprimida. Al principio se lo achaqué a la ruptura pero luego mi suministro de leche materna bajó mucho, deje de orinar y no podía dormir. Cambié mis vitaminas pero no ayudó. Un dia en la cocina dejé caer un cuchillo, tropecé con él y me hice una cortada de 3 centímetros de profundidad. Ya me habia dado cuenta de que estaba distraída, pero una torpeza como esa me pareció exagerada. Mis zapatos deportivos me incomodaban hasta que ya no pude usarlos mas. Cuando le comente a mi madre me dijo que probablemente era el calor, asi que comence a tomar mas agua, porque amamantar a mi bebé era para mi lo mas importante para mi.

Seguía sin ir al baño y sin producir suficiente leche y empecé a despertar sudando y ciega. Mi visión se aclaraba al cabo de unos MINUTOS y me daba pánico estar asi. Esto estuvo pasando por 3 semanas hasta que llegue a estar tan temblorosa y baja de visión que no podía cuidar a mi propio bebé y tuve que ser llevada al hospital. La sala de espera estaba atestada de gente de todas las edades con los mismos síntomas. Me senté tratando de contener las lágrimas y una doctora amiga del colegio (que vieja soy) me dijo NO TOMES EL AGUA y cuando le pregunte porque simplemente me hizo señas que me callara.

Aquí es donde se pone de miedo

Después de 2 horas en espera me hicieron pasar. Les di mi tarjeta del seguro médico y me dijeron que no la necesitaba. Tomaron mis datos (edad,dirección, nombre) y la añadieron a una base de datos de Salud Pública… yo estaba en un hospital privado. Me hicieron pasar a emergencias la enfermera ya tenía una jeringa cargada. Pedi ver el medicamento, pero la enfermera salió de la habitación sin decir una palabra. Mi mamá entro y me rogó que me dejara inyectar. Me negué y exigí ver un médico. Le dije a mi madre que estaba experimentando el momento más escalofriante de mi vida, que estaba allí tenía los mismos síntomas, que no iba a dejar que me inyectaran sin ver el medicamento  y SIN VER UN MALDITO MÉDICO. Cuando me di cuenta de que no me dejarían verlo antes de inyectarme me dejé pero con la condición de ver al médico.

Después de la inyección sentí un cosquilleo en el cuerpo y en 20 minutos tenia ganas de ir al baño. Mi orina fue oscura, pero tenía fibra blanca, como si fuera papel disuelto en el agua. El medico  me dijo que era una infección común de riñón y le expliqué que estaba a dieta y tomaba muchisima agua y comía vegetales cosechados en mi patio. DE DONDE DIABLOS, DE DÓNDE DEMONIOS iba yo a desarrollar problemas renales??? EL DOCTOR PENSABA QUE YO ERA UNA ESTUPIDA! Me fui a casa y seguí (ya había comenzado) a buscar posibles causas de mi enfermedad. Esta vez con un dato que no tenia: Muchas mas personas estaban pasando por lo mismo…

Se me encendió el bombillo: A 20 kilómetros de mi pueblo se encuentra una mina de oro a cielo abierto mis queridas amigas y amigos, su amiga estaba envenenada con metales pesados… Un pequeño pueblito lleno de gente ignorante víctima, de una corporación millonaria. Quizás hubo un accidente en el manejo de esos peligrosos químicos, pero no alertaron a la población, nos dejaron enfermarnos y miraron al otro lado. Cuando le hablaba a la gente sobre esto me decían loca… tampoco obtuve acceso a los archivos de salud pública en cuanto al asunto, era como si no existieran, como si nada estuviera pasando. Cumpli el tratamiento y mi piel empezo a arrugarse en señal de que me estaba deshinchando. Iba al baño regularmente, pero lo más escalofriante era el hecho de que mi cuerpo me dolía como si me hubieran golpeado con palos, debido a las semanas que llevaba con contracciones musculares que me causaban los temblores. No podía caminar o valerme por mi misma. Le rogué a mi madre que me trajera de vuelta a la ciudad y se negó. Llamé a mi papá pero aparentemente yo sonaba desorientada al teléfono porque me colgó. Me tomo un mes recuperar las fuerzas y poder irme. Pense muchisimo esta decisión. Pero luego de ver que no era solo yo, y darme cuenta de que los hospitales solapan a la mina, la impotencia y el asco que me causó esta experiencia me hizo tomar un autobús para largarme.  Mi papá me acogió en su casa pero me reprochaba el haber dejado a mi hijo.

Pero mi madre no quiere entregarlo. Durante toda esta travesía septiembre-noviembre 2013 estuve deprimida, débil y violenta, no pude cuidar a mi bebé correctamente, se que ella teme que aún sea así. Lo veo todos los fines de semana y a veces lo tengo en casa por meses cuando mi madre viene por cuestiones de negocios. Pero mi hijo es mi razon de ser y sólo quería dejarle saber a la comunidad que no lo he abandonado, estoy lejos de él involuntariamente.

Me preocupa que él también puede envenenarse, por lo que le exijo a mi madre que use agua tratada para bañarlo y alimentarlo. Pero es algo que me quita el sueño no poder protegerlo aún más de la contaminación. Y estoy peleando fuertemente para traerlo y que vivamos nuevamente juntos, esta vez sanos.

Hay mucho más que no les cuento por no abusar de su amabilidad al leerme. Hablaré más de esto luego, pero no quería caer en el cliché de hacer todos mis post por partes…

Como siempre
Besos Realeza!

sábado, 20 de septiembre de 2014

Escuchar a mi cuerpo parte 2

Recuperación después de un desorden alimenticio es parecido a cuando aun quieres a tu ex novio. Al principio todo bien y crees que te hará bien volver pero luego te das cuenta que solo te hace daño… !Por algo terminaron! Por qué la comparación? ayer durante un ataque de ansiedad comi de mas y vomité y me siento muy mal por ello. 

No quiero recaer!!!!! Quiero liberarme y se que será duro porque es algo que hice por años… pero ya aprenderé. Me pasó con la automutilación. Me quemaba y cortaba los brazos y las piernas y he acabado con horribles cicatrices. Para mi era como una habitación en mi cabeza donde me encerraba y solo estabamos el dolor, la sangre y yo. Pero los problemas no se acaban, mutan y se hacen más grandes, y tu tambien! así que cuando creces, o comienzas a cortarte con una motosierra o empiezas a enfrentar los problemas y a ejercitar el músculo del optimismo. 


Igual con dejar de comer. En los últimos 5 años he trabajado para 3 empresas similares. Les ofrezco mis servicios de quasi bilingüe y ellos me ofrecen un salario aceptable. Y debo rendir si quiero obtener ese salario, tan simple como eso. Igual ahora que volví a la universidad… yo y mi relación insana con la comida tenía (tengo?) 3 opciones… 4 opciones. No comer 
Comer y vomitar 
Comer y no vomitar
Comer SANO y no vomitar 

Pues, les dará risa pero la cuarta opción solo la he adoptado después de tener mi hijo. NUNCA me vio usted en un restaurante contando calorías porque era que no me importaba porque lo vomitaba después o que no me importaba porque estaba en mi etapa de descuido… no pasó por mi estúpida cabeza sustituir malas comidas por comidas sanas o incluir vegetales o frutas porque es bueno para mi. No se llega a los kilos que tengo sin haberse tragado pizzas y pasteles a diestra y siniestra sin pensar en ello. Ah y papas a la francesa, chicharron, muchos tragos dulces, arroz y cosas fritas… Si sigo no termino nunca. Pero eso está (estoy) cambiando. 

Hoy por ejemplo desayuné hojuelas de maiz sin azucar con leche de almendras que es de por sí un poco dulce. Café con mi cigarrillo a media mañana, poca crema y azúcar (adios a mis amados capuchinos :C) y un kiwi. Me traje 2, el otro para el hambre a media tarde con un cigarro y otro cafecito (si, he vuelto a fumar) Mi almuerzo es un omelet con mucha espinaca y unos trocitos de papa. Mi cena no la planeé porque voy a visitar a mi hijo e imagino que allá comeré algo preparado por mi madre.

 Pero realeza, creanme cuando les digo que si no planeara de esta forma mis comidas estaria presa de cada repostería, puesto de empanadas, restaurante chino y cafetería en 1 kilómetro a la redonda. Aun trayendo mis comidas a veces me siento tentada, qué no pasaría si tuviera que decidir qué comer en el moment que tengo hambre. Es el consejo que mejor me ha caido PLANEAR LAS COMIDAS Y PREPARARLAS YO MISMA. Yo se lo que quiero y es una alimentación sana y balanceada. Los productores de comida que quieren? DINERO. Y no les importa un bledo nuestra salud.

De eso nos debemos encargar nosotros! 

Besos Realeza! 

martes, 2 de septiembre de 2014

Escuchar a mi cuerpo (parte 1)

Desde el sábado solo me pasan cosas terribles y he estado de un humor fatal. Dicen que las desgracias llegan de a 3, pues yo creo que a mí me llegan de a 30. Me ahorro los detalles... por aquello de "no hables de los dolores de parto, muestra el bebé"

Pero hoy después de estresarme al descubrir que mi supervisor cometió un error con mi pago y yo que ya llevo una semana sin dinero pasaré otros hermosos 13 días... no sé cómo... y no fui a la universidad porque ya el día se me nefasteó... salí de mi trabajo dispuesta a comerme el mundo, honestamente dispuesta a gastarme los centavos que me quedan en comida y sentirme miserable, pues... me encontré con un par de obstáculos...

1- La porquería con la que quiero atracarme no está disponible en la cafetería de mi trabajo...
2-De camino a casa me encontré con una amiga que me subió los ánimos
3-Un puesto de frutas que me hizo sentir culpable por querer frituras cuando puedo comer sano.
4-Y el estilo de vida que he decidido adoptar.

No sé cómo resumir 6 meses de información y aprendizaje en un post sin matarles del aburrimiento. Mi desorden alimenticio no encaja en mi nueva vida, pero todo este peso tampoco por lo que… he vuelto al ejercicio. No lo que es ejercicio para una bulímica *vomitar acelera el corazón pues ahí tienen ejercicio*… hora y media de gimnasio.

Lo del gimnasio se me ha dado bien después de pasar por la pena de ser lo más gordo disponible y sentirme que no pertenecía. Me costó pero ahora voy a clases de spinning y sudo de manera admirable. Mi piel ha cambiado, del cielo a la tierra... ni que decirles de mi pelo porque me lo he dejado riso y no me gusta nada... quería todo muy natural pero lo odio, quiero antinatural y lo quiero ya pero... suerte con eso Bárbara... ahora tan cortada de dinero... pfff.

En cuanto a la comida es algo más complicado. Por ahora estoy tratando de escuchar a mi cuerpo. Recientemente me ha dicho que odia el arroz, al menos el que cocinan en la calle con sabrá Yemayá cual aditamento que hace a mi estomago gritar como Paris Hilton cuando se despierta con una espinilla en la frente. Si son observadores, y yo sé que lo son, notarán que no he hablado de dieta... y es porque no estoy siguiendo ninguna. Tampoco me restrinjo de absolutamente ningún alimento, al menos no hago un escándalo mental por eso. Estando a dieta puedo casi palpar mis pensamientos divididos entre "Quiero pollo frito" y "Te jodes porque hoy toca brócoli" y aquí es donde entra lo de escuchar a mi cuerpo... que es lo que me está funcionando porque si quiero comer pollo frito un muslo me basta y he podido, así como pasó hoy, gobernar mi comedora emocional hablando con mi yo y explicándole que gastar lo poco que me queda en una bolsa gigante de papas fritas no me va a devolver a mi hijo, a mi novio o a mi dinero. Y que estoy quebrada y sola y que así están las cosas hasta que se me aclare la mente y pueda pensar en una solución que no contenga una fecha de caducidad que me haga pensar... de verdad estoy comiendo papas que pueden estar en una bolsa por dos años antes de que seas asqueroso comérselas? No les da un poco de asco esto de la comida procesada? Después de que he pensado en eso jamás he podido comer atún....



Besos Realeza!