Gracias por seguirme

martes, 2 de septiembre de 2014

Escuchar a mi cuerpo (parte 1)

Desde el sábado solo me pasan cosas terribles y he estado de un humor fatal. Dicen que las desgracias llegan de a 3, pues yo creo que a mí me llegan de a 30. Me ahorro los detalles... por aquello de "no hables de los dolores de parto, muestra el bebé"

Pero hoy después de estresarme al descubrir que mi supervisor cometió un error con mi pago y yo que ya llevo una semana sin dinero pasaré otros hermosos 13 días... no sé cómo... y no fui a la universidad porque ya el día se me nefasteó... salí de mi trabajo dispuesta a comerme el mundo, honestamente dispuesta a gastarme los centavos que me quedan en comida y sentirme miserable, pues... me encontré con un par de obstáculos...

1- La porquería con la que quiero atracarme no está disponible en la cafetería de mi trabajo...
2-De camino a casa me encontré con una amiga que me subió los ánimos
3-Un puesto de frutas que me hizo sentir culpable por querer frituras cuando puedo comer sano.
4-Y el estilo de vida que he decidido adoptar.

No sé cómo resumir 6 meses de información y aprendizaje en un post sin matarles del aburrimiento. Mi desorden alimenticio no encaja en mi nueva vida, pero todo este peso tampoco por lo que… he vuelto al ejercicio. No lo que es ejercicio para una bulímica *vomitar acelera el corazón pues ahí tienen ejercicio*… hora y media de gimnasio.

Lo del gimnasio se me ha dado bien después de pasar por la pena de ser lo más gordo disponible y sentirme que no pertenecía. Me costó pero ahora voy a clases de spinning y sudo de manera admirable. Mi piel ha cambiado, del cielo a la tierra... ni que decirles de mi pelo porque me lo he dejado riso y no me gusta nada... quería todo muy natural pero lo odio, quiero antinatural y lo quiero ya pero... suerte con eso Bárbara... ahora tan cortada de dinero... pfff.

En cuanto a la comida es algo más complicado. Por ahora estoy tratando de escuchar a mi cuerpo. Recientemente me ha dicho que odia el arroz, al menos el que cocinan en la calle con sabrá Yemayá cual aditamento que hace a mi estomago gritar como Paris Hilton cuando se despierta con una espinilla en la frente. Si son observadores, y yo sé que lo son, notarán que no he hablado de dieta... y es porque no estoy siguiendo ninguna. Tampoco me restrinjo de absolutamente ningún alimento, al menos no hago un escándalo mental por eso. Estando a dieta puedo casi palpar mis pensamientos divididos entre "Quiero pollo frito" y "Te jodes porque hoy toca brócoli" y aquí es donde entra lo de escuchar a mi cuerpo... que es lo que me está funcionando porque si quiero comer pollo frito un muslo me basta y he podido, así como pasó hoy, gobernar mi comedora emocional hablando con mi yo y explicándole que gastar lo poco que me queda en una bolsa gigante de papas fritas no me va a devolver a mi hijo, a mi novio o a mi dinero. Y que estoy quebrada y sola y que así están las cosas hasta que se me aclare la mente y pueda pensar en una solución que no contenga una fecha de caducidad que me haga pensar... de verdad estoy comiendo papas que pueden estar en una bolsa por dos años antes de que seas asqueroso comérselas? No les da un poco de asco esto de la comida procesada? Después de que he pensado en eso jamás he podido comer atún....



Besos Realeza!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues ánimo bella. Si ya la bulimia no encaja en tu vida, que le den por culo a mia. Tú estás primera, ya lo sabes, y ese niño hermoso que tienes contigo.
Sigue fuerte :)
Tu amiga de twitter
@puppepuppchen

Anónimo dijo...

Hola,

Siempre te leo. Antes más, ahora cada vez que te pienso. Te pienso porque entré a esto de las princesas hace cinco años. Bueno, quise intentar y no pude. Tenía problemas para limitarme la comida y sufría (hasta ahora pero menos) de atracones. Me acuerdo que muchas veces he coincidido en peso contigo. Cuando empecé el año pesaba 89 y decidí no hacer dieta, sólo mido porciones y trato de cocinarme sano. Hace dos semanas empecé terapia porque ya he bajado 12 kilos de manera sana pero el tener atracones me mata más que antes. Me gustaría pronto leer que te va mejor, sobre todo por tu pequeño. No me restrinjo de nada, sólo que sí que le agarré asco a la comida procesada y sólo como pescado, y eso que es una vez a las quinientas. Adecúa tu alimentación a ti, no será dieta, será el estilo que quieras.

Saludos y besos desde Perú :)

Amgiie dijo...

Hola, tenia tu blog en mis paginas favoritas de Ana&Mia y decidi escribirte... quizas no me recuerdes (la verdad no se), pasaron 2 años desde la ultima vez que vine... espero estes bien... Cuidate. Amgie.

black rose dijo...

Mujer hermosa... todo el dia e tenido ganas de llorar y lo e resistido pero termino aqui leyendo tu entradada y a sido inevitable... es como leerme a mi misma.. claro, suponiendo que yo escribiera tan bien como tu.... recuerdas lo de las almas gemelas? me termino de convencer.

Miss Congeniality (Temporary Insanity) ღ dijo...

A cualquiera se le quitan las ganas del atún... ew -.-
Sobre el escucharte y controlarte es muy cierto.
Mucha fuerza co lo del dinero, vas a sobrevivir yo lo sé. Oye, fuerza en el gym un beso