Gracias por seguirme

sábado, 20 de septiembre de 2014

Escuchar a mi cuerpo parte 2

Recuperación después de un desorden alimenticio es parecido a cuando aun quieres a tu ex novio. Al principio todo bien y crees que te hará bien volver pero luego te das cuenta que solo te hace daño… !Por algo terminaron! Por qué la comparación? ayer durante un ataque de ansiedad comi de mas y vomité y me siento muy mal por ello. 

No quiero recaer!!!!! Quiero liberarme y se que será duro porque es algo que hice por años… pero ya aprenderé. Me pasó con la automutilación. Me quemaba y cortaba los brazos y las piernas y he acabado con horribles cicatrices. Para mi era como una habitación en mi cabeza donde me encerraba y solo estabamos el dolor, la sangre y yo. Pero los problemas no se acaban, mutan y se hacen más grandes, y tu tambien! así que cuando creces, o comienzas a cortarte con una motosierra o empiezas a enfrentar los problemas y a ejercitar el músculo del optimismo. 


Igual con dejar de comer. En los últimos 5 años he trabajado para 3 empresas similares. Les ofrezco mis servicios de quasi bilingüe y ellos me ofrecen un salario aceptable. Y debo rendir si quiero obtener ese salario, tan simple como eso. Igual ahora que volví a la universidad… yo y mi relación insana con la comida tenía (tengo?) 3 opciones… 4 opciones. No comer 
Comer y vomitar 
Comer y no vomitar
Comer SANO y no vomitar 

Pues, les dará risa pero la cuarta opción solo la he adoptado después de tener mi hijo. NUNCA me vio usted en un restaurante contando calorías porque era que no me importaba porque lo vomitaba después o que no me importaba porque estaba en mi etapa de descuido… no pasó por mi estúpida cabeza sustituir malas comidas por comidas sanas o incluir vegetales o frutas porque es bueno para mi. No se llega a los kilos que tengo sin haberse tragado pizzas y pasteles a diestra y siniestra sin pensar en ello. Ah y papas a la francesa, chicharron, muchos tragos dulces, arroz y cosas fritas… Si sigo no termino nunca. Pero eso está (estoy) cambiando. 

Hoy por ejemplo desayuné hojuelas de maiz sin azucar con leche de almendras que es de por sí un poco dulce. Café con mi cigarrillo a media mañana, poca crema y azúcar (adios a mis amados capuchinos :C) y un kiwi. Me traje 2, el otro para el hambre a media tarde con un cigarro y otro cafecito (si, he vuelto a fumar) Mi almuerzo es un omelet con mucha espinaca y unos trocitos de papa. Mi cena no la planeé porque voy a visitar a mi hijo e imagino que allá comeré algo preparado por mi madre.

 Pero realeza, creanme cuando les digo que si no planeara de esta forma mis comidas estaria presa de cada repostería, puesto de empanadas, restaurante chino y cafetería en 1 kilómetro a la redonda. Aun trayendo mis comidas a veces me siento tentada, qué no pasaría si tuviera que decidir qué comer en el moment que tengo hambre. Es el consejo que mejor me ha caido PLANEAR LAS COMIDAS Y PREPARARLAS YO MISMA. Yo se lo que quiero y es una alimentación sana y balanceada. Los productores de comida que quieren? DINERO. Y no les importa un bledo nuestra salud.

De eso nos debemos encargar nosotros! 

Besos Realeza! 

2 comentarios:

Miss Congeniality (Temporary Insanity) ღ dijo...

Totalmente de acuerdo. Me gustan mucho tus ánimos en estas entradas. Te mando fuerza!
Una pregunta ¿dónde puedo leer bien tu historia y lo que pasó con tu bbé? es que hace mil no entro y me hallo algo perdida. Gracias y espero que no te importune.
Un beso!

Nanyi M. dijo...

Hola Barbara, espero que tengas mucha suerte! Yo ya he salido de todos esos complejos con mi cuerpo y la verdad es que es genial y creo que todo el mundo debería sentirse así. No tengo el cuerpo perfecto: la perfección NO EXISTE. Así de sencillo.

Y planear tus comidas es muy muy útil, espero que sigas así y que te vaya bien en todo. :) La perseverancia apremia.