Gracias por seguirme

viernes, 17 de julio de 2015

Fracasada...

La manera correcta de pesarte:
No puedo creer que he estado haciendolo mal todos estos años.

Pues, yo acabo de pasarme 4 días sin comer.
De vuelta a como era, cuando en medio de mi bulimia decidía restringirme. A los 3 ó 4 días ya no podía mas, entonces comía normal un día, tomaba laxantes y diureticos, y continuaba.

Todo empezó con el insomnio de la semana pasada. Mientras menos duermes mas comes, eso es así... entonces empezó algo mas, que fue que como efecto secundario de un medicamento que tomo se me hincharon las piernas y pensé en bajar aun mas mi consumo de sal y azucar...

Entonces lo reduje a cero.

Obvio que mis piernas se deshincharon que era lo que quería, pero se supone que no debo caer en algo con lo que luché por tanto tiempo...

O sí?

La primera vez que decidí comer normal engordé 7 kilos
La segunda 10

Esta vez, por mi embarazo y todo lo demas, y luego de dos años de todo aún no logro zafarme. Una vez escribí sobre... estar verdaderamente enferma para poder curarme de verdad cuando decidí abandonar el grupo de apoyo. Tener todos estos kilos y decir que soy una bulimica recuperada me parece ridículo. 

Qué tengo en el estomago mientras escribo? (despues de comer normal ayer) Una porcion de papaya, un café, una capsula de vitamina E, y un diuretico. Y así pretendo quedarme todo el día. En la noche té digestivo. Mucha agua... Así estuve durante 4 días desde el domingo hasta el miercoles. 

Podemos dar esta recuperación por fracasada...

Un beso!

7 comentarios:

Sophie dijo...

Me encanto la foto! ahora entiendo todo, siempre lo hice mal jaja.
Ay nena, no se que decirte, te entiendo, es dificil comer saludablemente y a veces uno piensa que comiendo muy poquito si lograra lo que desea,pero tal vez lo que se consigue rapido, no dura mucho... no se, en todo caso te deseo lo mejor.
besos

Venus dijo...

Me he leido parte de tu blog (blogs) y he encontrado tantas similitudes conmigo que tenía que decirlo.
No hay palabras, o sea, las hay pero hay tanto que no se que escribir... También soy madre, unos años menos que tú pero con el mismo sentir.
Tuve algunos problemas de alimentación cuando era más chica y el fantasma de volver a empezar ahora que peso casi (o ya más, no se) cien kilos me persigue cuando veo fotos, cuando me veo en videos, cuando debo salir al público (canto en una banda), cuando quiero comprar un vestido... La maldita autodestrucción viene tras de mi y solo por mi pequeño no le doy una entrada total.

Saludos, ojalá hubiese alguna manera de platicar un día...

Cheshire dijo...

Hey, hola. Me lei un montón de tu blog (desde las 2 de la tarde y ahora son las 10 de la noche, en intervalos). Sí, me gustó mucho. Y sí, soy una stalker.
Me parece re woh lo que te pasó en la vida, todo lo que tuviste que resistir creo que te hace una persona muy fuerte. No tengo muchas palabras para.. describirlo, pero wow.Te sigo :)
Un beso

Mi vida gorda dijo...

No debieras maltratarte ni agredir tu cuerpo, es el chasis que llevarás encima toda la vida, así que más vale que lo respetes y lo cuides. Y no, por supuesto que no es fácil, pero intentarlo es lo menos que uno puede hacer por sí mismo, ¿no crees? Mientras tanto, y para que no creas que te echo la bronca :P, pásate por mi blog a recoger un premio ;)

Daniela dijo...

No sé que consejo darte.
Me pasa algo similar, siento que no avanzo en mi terapia, que corro e circulos.
No sé ni que es comer normal.
Pero, creo que no debemos rendirnos; recuerdo que bajaste de forma sana unos kilos y dijiste que esperabas perder más, yo te digo que esta birn hacerlo lento y mejor si lo haces d forma sana.
No te rindas. Te envio un abrazo.

eduardo jqk dijo...

¡Enfrascada!... Ánimo, destápalo, cómetelo, vívelo... La verdad, y no el truco, es comer cuando realmente tienes hambre hasta la satisfacción... ¡Y listo!, llenarte, lo que sobra lo guardarlo para después... Y moverte, bailar, danzar, como decimos por acá: ¡mueve ese culo, nojoda!

Annie dijo...

Te entiendo...igual llegó un momento en el que me creí recuperada, pero sé que no es cierto, no me he zafado, sin embargo siento que es la única cosa que me hace sentir bien.