Gracias por seguirme

lunes, 2 de noviembre de 2015

Sigue siendo hermosa

La vida...

La vida... cómo odio empezar con esa frase. La vida no tiene la culpa. La vida es buena para algunos, mala para otros, terrible para unos tantos, una autentica tragedia, una maldición para muchos pero para mi es sencillamente INCOMPRENSIBLE.

El viernes debía tener mi primera sesión con Tinkerbell y la cancelé. Debía irme a casa entonces, porque igual tenía permiso del trabajo pero no lo hice. Me quedé hasta las 6, y Muñequito no se fue conmigo porque tenía un happy hour con algunos amigos. 

Tomé el metro. No tuve que recoger a Momo a la guardería porque estaba en casa en cama. Y porque estaba en casa en cama, no llamé a mi Mamu que me recogiera, para que no tuviera que subir al niño al carro. Entré al supermercado, compré unos paquetes de comida de bebé, proteína para la leche... cosas para que suba un poco de peso, porque está muy delgado mi cosita... Y al salir hacía tan bonita tarde, mi playlist estaba de lo mejor, me sentía con suficiente energía, así que decidí irme a casa caminando, en vez de tomar un taxi... Y ME ROBARON.

Estoy bien! No tuve que verle la cara siquiera, porque solo pasó a mi lado y me arrebató la cartera. Solté un grito agudo, así como inspirado por la adrenalina del momento, pero cuando volví a razón (y estamos hablando de fracciones de segundos) decidí dejar que se llevara la cartera. El viernes fue mi día de pago, pero no andaba con dinero en efectivo. Nunca pongo mi celular en el bolso, me lo pongo en los bolsillos. Y, aunque TODO mi maquillaje y cuando digo TODO me refiero a TODO mi maquillaje estaba en esa bolsa, preferí perderlo a forcejear y arriesgarme  a ser golpeada o herida, porque ADMITAMOSLO, UN LADRON NO TIENE QUE VER, LO UNICO QUE LE IMPORTA ES ROBARTE. SI TIENEN QUE HERIRTE ASI SERA.

Traté de manterme calmada por mi Mamu, pero obvio que no. Con todas las diferencias que tenemos, inmediatamente le dije a mi madre lo que había pasado, salió a ver si alguien había visto algo. Llamé al banco a reportar el robo, también llamamos a la policía. Luego a muñequito para advertirle que viniera en taxi. 

Por un momento sentí que wow qué desafortunada que soy, pero entonces me sentí bien, de que, a pesar de haber pasado por un momento que me hizo recordar lo vulnerable que somos, salí sin un rasguño y con el mínimo de perdidas materiales. De hecho, estoy empezando un pequeño negocio de maquillaje con mi hermana y mi mayor problema es que voy a estar vendiendo maquillaje que no uso... AHI ESTA, ME VEO "OBLIGADA" A SER MI PRIMERA CLIENTA con una nueva paleta de TODO, porque diganme si le comprarían maquillaje a alguien que no lo use, a ver...

También pensé, qué verguenza, me robaron en mi propia calle, qué van a pensar mis lectores, que vivo en la cloaca o algo, pero no, yo no vivo en un barrio popular siquiera, y quizás por ser tan solitario es que resulta atractivo para los delincuentes. Reporté el robo de mis documentos a la policía. Me tomé el sabado libre para descansar y recuperarme del trauma. 

No hay verguenza en lo que me ha pasado. De hecho, mi Mamu se va nuevamente de viaje por su trabajo y me deja sola en casa con Muñequito y Momo y se está muriendo de la preocupación. Yo  a la vez que trato de reconfortarla, estoy aprendiendo a buscar la fortaleza en mi, y a aprender de la situación y a no dejarme amedrentar. No quiero vivir asustada. Aún estoy nerviosa y sobresaltada, pero HEY, LA VIDA, si, la vida, SIGUE... Y SIGUE SIENDO HERMOSA!

Un beso realeza!

3 comentarios:

black rose dijo...

Lamentablemente te entiendo mas de lo que quisiera, hace algún tiempo también me robaron y fue algo similar a ti, la persona que me robo en cuanto me arrebato mi bolso se subió a un carro que lo esperaba a la vuelta de la esquina y la verdad es que el carro era un modelo semi nuevo, no era ultimo modelo pero era decente, supongo un niño jr. que necesitaba dinero para tomar, lograron vaciar una de mis tarjetas (la de ahorro), y según el historial se lo gastaron en cigarros y alcohol y que crees... yo si salí corriendo tras el jajaja, igual no lo alcance pero bueno, en mi no entro la prudencia. Es horrible pero de todo se aprende. ahora soy mas atenta a quien me rodea y trato de no cargar cosas de valor, o cosas que no necesito cargar. ja!.

Daniela dijo...

Hola.
Tomaste la mejor decisión al no forcejear con los ladrones, es peligroso hacerlo. Me alegra saber que te encuentras bien.
Sobre el maquillaje, quizás no sea necesario que compres todos los productos, no sé, yo se lo pediría prestado algunos a tu hermano, siempre hay un labial que dejamos de usar o algo así supongo.
Mucha suerte en tu emprendimiento.
Esta entrada me gustó porque te noto contenta, como que a veces, este tipo de situaciones inesperadas, como el robo, te hacen ver lo preciada que es la vida, te dan otra perspectiva.
Un abrazo.

Sophie dijo...

Lamento lo que te paso, uno no puede saber como va a reaccionar en esos casos, pero lo mejor es no arriesgarse, las cosas materiales se recuperan y menos mal no perdiste mucho, a mi lo que mas me preocuparia serian los documentos.
Me gusto como terminaste la entrada, con que a pesar de todo la vida no es terrible, te deseo suerte con lo del maquillaje y ojala pronto puedas sentirte mas tranquila
besos