Gracias por seguirme

martes, 3 de noviembre de 2015

Skinny has been (ha sido flaca)

Hoy, después de otra sesión de terapia del habla con Momo, mi madre condujo hasta mi trabajo. Hoy llevo unos jeans negros, una chaqueta negra con rayas blancas y grises y un t-shirt blanco... y unos viejos zapatos blancos que como ustedes saben son mi delirio... no sé a qué va, si es el color que mas se ensucia, oh well!

Pero no estoy aquí para hablar de moda plus ni mucho menos, estoy aquí para contarles lo que es mi vida como alguien que alguna vez estuvo en un buen peso y... bueno, YA NO... y la razón por la que les describí mi ropa es por lo siguiente:

ME QUEDA DEL ASCO

En la descripción suena tan estilizado! pero la verdad es que, con tan alto peso nada en realidad lo es. Tomando en cuenta que lo que se ve en los medios está superproducido y que nadie es perfecto y que TODOS Y TODAS SOMOS DIFERENTES no puedo negar que... si yo pesara 60 kilos este mismo atuendo atraería los paparazzi. 

CREO QUE EXAGERE ESO UN POCO

Mi punto es, que para mi, que en algún momento tuve la quijada angular, cierta talla y porte mirarme al espejo *reflejo de la plaza al lado de mi trabajo* es una experiencia variopinta, pero para nada agradable. Siempre será uno mismo su mayor crítico y OH WOW, I AM A MEAN GIRL, yo no tengo cero consideración para conmigo misma!

Así pasé por el reflejo de la plaza, luego los espejos del elevador y finalmente a mi escritorio, en lo que les prometo que no fue la primera vez que me digo cuanto nombre horrible *hay un vidrio en el departamento donde está mi cubículo también, se me olvidó ese* se me ocurre, aunque hoy fue teñido de un poco de amargura YO ALGUNA VEZ PODIA USAR ESTE MISMO ATUENDO Y LUCIR TAN BIEN.

Y si ahora estoy tratando de equilibrar las cosas y volver a por lo menos el punto de partida, mi lucha tiene muchos combustibles. Yo quiero estar sana para mi hijo. Yo quiero superar la obesidad. Yo quiero verme bonita. Yo no quiero estar estancada en el pasado, recordando solo lo que fue.


Mirando mis fotos del 2008-2009 y SOÑANDO con ser ella otra vez... PERO FELIZ!

Un beso Realeza!

3 comentarios:

Daniela dijo...

Ser delgada y feliz.
Ser delgada para ser feliz.
Pero, ser delgada no garantiza felicidad; para nada; nosotras que tenemos un TCA, en nuestro caso (tuyo mio y dr las demas) trae amargura, es un dolor efimero ingrato e insasiable.
Yo vi tus fotos y eres muy guapa, asi tal y como te ves, recuerda que la dismorfia corporal no nos deja apreciar nuestra verdadera imagen; aunque tengas sobrepeso no creo que te mires objetivamente, por eso eres tan dura contigo misma a la hora de decir que te ves del asco. Te ves bien, guapa, solo que la dismorfia te tiene los ojos vendados y hace que no puedas ver lo hermosa que eres tal y comi estas.
Quizas suene a fantasia, yo creia esto de mi; pero ahora con casi 10 kilos d mas con los que inicie terapia d bulimia me doy cuenta que mi imagen estaba diatorsuonada y en ocasiones esa distorsion regresa, lo mejor es no escuchar a esa voz que te dice que si fueras delgda te verias mejor, que te qyerrias mas, que las cosas serian mas sencillas; no oigas a esos pensamientos erróneos.
Te mando un abrazo. Y tu puedes continuar esa frase con...: "She is a warrior"...
Pdte. Mi ingles es pesimo, pero quize decir guerrera. jeje

Sophie dijo...

concuerdo con daniela, lo que no quiere decir que no puedas sentirte bien contigomisma e intentar volver a gustarte :)
besos

Denisse dijo...

Tss ! Esto es tan común!

Justamente ayer me puse unas licras "deportivas" de esas con estampado que se están usando mucho por aca en guadalajara... bueno, las mias no tenian estampado eran negras como con manchitas fiucsa (o como se escriba XD). Me las acababa de comprar y ya me urgía estrenarlas, me las puse y me sentí sabrosona todo el día, hasta que en la tarde fuimos a una plaza comercial y de entre todos los reflejos de mi misma en los cristales empezó el trauma.

En unos me veía super bien y relativamente "delgada" jajaja y en otros me quería morir de la verguenza de habermelas puesto!

Para rematar al pagar el estacionamiento a mi novio se le ocurre subirse a una báscula... me subí yo por masoquista y me acabé de morir cuando vi que ya subí 3kgs desde que dejé la dieta y el ejercicio! BAH!!

En fin, supongo que es verdad lo que dices que uno siempre es el peor crítico de uno mismo, pues de sentirme super bien todo el día ( y en algunos espejos) Se me quedó mas grabado los reflejos feos y el 71.800 de la báscula.

Masoquistas pues!

Ya vendrán mejores días!

Saludos!