Gracias por seguirme

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Vamos a paranoiquear un rato

Mi primera suscripción a un club de descuentos y la ultima que se llama Birchbox
Me enojé con el supermercado al que voy fielmente "La Sirena" porque la semana pasada me he encontrado con algunos elementos, a cuyo precio descontado sólo puedo acceder si tengo la SireMas, una tarjeta de la tienda a la que, para acceder, tengo que dejar mi número de cedula.

Como yo lo veo, es medio paranoico, pero oh well! hagamos esto interesante:

Los clubs de compra estan en todos lados. El primero al que me suscribí se llama Fashion Club al que podías acceder comprando en tiendas Polo, Benetton, Elisabeth Arden y otras grandes marcas. Yo había cobrado un bono en mi trabajo (estoy hablando del 2008) y decidí comprarme un monedero que costaba 10% menos, si me suscribía al club, so bingo, MI PRIMER BENEFICIO DE UN CLUB DE COMPRAS!

Ellos necesitaban saber mi nombre, fecha de cumpleaños, numero telefónico, correo electrónico y otros datos personales y me dejaron una etiqueta para que pusiera en mi llavero y una tarjeta para que la usara en mis futuras compras para descuentos de por vida.

Y yo feliz les di toda esta información...

Pero al pasar los años me he dado cuenta de que mi información es todo para mí, y que mi identidad y privacidad puede estar en riesgo cada vez que la anoto en un nuevo pedazo de papel.

Aclarando que no tengo nada qué esconder y que soy una ciudadana que paga sus impuestos y que no tiene negocios ilicitos... y no pertenezco a ninguna asociación descalificada por la sociedad.

Al día de hoy pertenezco a varios clubes de descuentos. LA IDENTIDAD ESTA PARA ALGO, NO? ELLOS DEBEN SABER QUIEN ESTA SUSCRITO Y QUIEN NO. Si pagas con tarjeta de credito debes firmar, no puedes evitar estar para siempre vinculado a los artículos que te llevas de la tienda. Pero aquí es donde la cosa se pone escamosa... si pagas en efectivo no te vinculas a tu compra, tus papeletas no te unen a los artículos exepto que sea un club de descuentos... entonces el jugo de la merienda de mi pequeño y mis amadas nueces (que es lo que normalmente compro en Pricemart) pueden ser seguidos hasta mi casa por el código de barras... Lo que siempre y cuando no tengas nada qué esconder no será un problema.

Pero qué pasa con estas tiendas que, ofrecen descuentos que anuncian en los medios, sólo para que, leyendo las letras pequeñas, te des cuenta de que el descuento sólo aplica si compras con esa pequeña e inofensiva pieza de plastico que cuelga de tu llavero. No son clubes de compras, no te EXIGEN la membresía. Sin embargo, eh, pues bueno, no te puedo descontar si no me das tus datos. La Sirena  exije tu número de cédula. Otros supermercados me la han pedido para participar en sorteos, debo anotarla en la copia de la factura para participar. SERA POSIBLE QUE LE RESULTE TAN FACIL A QUIEN ESTE INTERESADO EN ESTA INFORMACION CONSEGUIRLA? SE LA DAMOS NOSOTROS SIN MAS!!!

Por tercera vez desde que empecé este post aclaro que no tengo nada qué esconder y tu tampoco deberías. Pero en el gran esquema de las cosas el mundo se está moviendo aceleradamente hacia una sociedad vigilada y controlada. Para qué? bueno! No digo que ahora esta información les sea relevante. Pero desde el 2008 hasta hoy, con la compra de mi primer monedero de diseñador, mis compras pueden ser reastreadas. Lo que he comprado con tarjetas de credito. Lo que he adquirido en clubs de compras. Lo que consumido en restaurantes y hoteles. ES INCREIBLE LA CANTIDAD DE INFORMACION LOGEADA HASTA HOY SOBRE MI COMPORTAMIENTO COMO COMPRADORA.

Piensenlo un rato y sigan con su vida. Porque así es como son las cosas ahora...

Un beso!
 

5 comentarios:

Cheshire dijo...

Ni hablar de las conversaciones de facebook, o los historiales de internet :/

Sophie dijo...

Y sii, es asi, me hiciste reflexionar sobre esto, a mi tampoco me gusta como funciona.
besos

Annis Acosta dijo...

bueno siempre se aprende de algunas experiencias, espero que te baya mejor. :)

Venus dijo...

No se allá, pero aquí en México es ilegal y puedes demandar a las empresas que hagan mal uso de tus datos personales.
Igual, nunca compro cupones ni soy fan de la ropa de marca ni nada de eso jaja, soy más handmade y me gusta restaurar y modernizar ropa, de igual forma mi abuela siempre me trae cambios de ropa americana.

Saludotes!

Daniela dijo...

En mi país aún estamos en pañales en ese sentido, incluso es raro usar tarjeta de crédito en las compras, por lo general se usa efectivo (tarjetas solo para cobrar sueldos), y sobre esas tarjetas, mi hermano compró una hace años y nunca la uso porque no hay costumbre... Así que bueno.
Saludos y un abrazo.