Gracias por seguirme

miércoles, 23 de marzo de 2016

La depresión te miente! Articulo traducido del "The washinton Post"

A continuación voy a traducir un artículo que me toca mucho, porque en dos ocasiones yo quise terminar con mi vida, y sólo de pensar lo mucho que iban a sufrir mis hermanas, mi papá y mi abuela, luché por salir de ese estado de completa depresión. 

Hoy no puedo ni imaginar matarme, todas las cosas que me faltan por vivir, las metas por cumplir, Momo! Pero tanta gente, padres, hermanos, hijos, nietos, se olvidan de su familia y se dejan mal aconsejar de la depresión... Hay que luchar!!!

Algo yo aporto algo a la articulista. La depresión es un hoyo muy difícil de salir, porque es que uno empieza a sentirse "bien" en ese hoyo. El aislamiento se ve como que nos estamos protegiendo de la gente insensible que dice las cosas que nos duelen: La gente feliz es desconsiderada, estar feliz no es normal, buscar la felicidad es inutil. 

Esto es mentira...


Lo dejo aquí para que lean lo que yo leí. Es muy chocante el artículo, por favor leanlo a discreción:






El día que más sola me he sentido estaba de pie frente a mi puerta en una noche fría febrero. Mi hermana había pegado una nota en la puerta que decía "Eleni, si eres la primera en llegar no vayas al sótano. Sólo llama al 911. No quiero que me veas así. ¡Te amo! con amor, Aletha".


Pegó otro idéntico en la puerta de atrás. Incluso en medio de la depresión que la consumía, Aletha trató de protegerme de todo el horror de su suicidio. Me quedé en el porche temblando de frío y puro terror. No sólo me sentí sola. Me sentí como si estuviera en un vacío en el medio del espacio donde todo lo que conocía se había alejado de mí. El universo era de pronto un lugar vasto y yo estaba muy, muy, muy sola.

Después de lo que pareció una eternidad, los policías me dijeron claramente: "Aletha está muerta." Lo que siguió a esta cruda afirmación era un repentino momento de lucidez en el que sólo una cosa importaba: la verdad. Tenía que ser honesta. Tenía que decir la verdad . Por el momento me senté a escribir el obituario de mi hermana sabía que la línea de apertura sólo podía ser una cosa: Aletha Meyer Pinnow, 31 años, de Duluth (antes de Oswego y Chicago , IL ) murió a causa de la depresión y el suicidio el 20 de febrero del año 2016 .


Me aboqué a compartirlo con todos -amigos, familiares, estudiantes y compañeros de trabajo- la causa de la muerte de mi hermana: la depresión y el suicidio. Les dije que mi hilarante, dulce, generosa, servicial, tonta y amorosa hermana no podía ver nada de eso en sí misma y que eso la había matado. Les dije que su depresión creó una fortaleza impenetrable que bloqueaba la luz, evitando que el amor de sus amigos, su familia, y cualquier sensación de comodidad y confianza llegara a ella. Mi soledad y el terror en el porche era nada comparado con el aislamiento absoluto que la depresión había impuesto a mi hermana. Tenía que decir la verdad.


La depresión le mintió a mi hermana, le dijo que ella no tenía ningún valor. Que era una carga. Que no era amable. Que no era digna de vivir. Me imagino que estas mentiras eran como una especie de ruido permanente en su vida -una narración de qué tan poco se merecedora ella era-. Después de años de las mentiras y el tormento, mi hermana creía que la depresión decía la verdad. En las notas que dejó para mis padres y para mi, Aletha escribió, "No me siento triste, no lo valgo". Ella estaba equivocada. La depresión miente. Tengo que decir la verdad.



Esta es la verdad: Mi hermana era increíble. Ella exudaba vida e hizo la mía millones de veces mejor simplemente por existir. En cualquier momento en que necesitaba ayuda, cada vez que he tenido problemas, cuando la depresión y la ansiedad me abrumaron, Aletha estaba allí. Si tenía un buen día, yo tenía que compartirlo con ella. Ella fue mi ancla. Aletha y yo tuvimos una relación y una cercanía que nunca voy a tener de nuevo.



La depresión robó décadas de nuestras vidas juntas. La depresión miente. Tengo que decir la verdad. La depresión de mi hermana se alimentaba de su deseo de mantenerla en secreto y oculta a todos. No pude salvar a mi hermana. No pude llegar a mi hermana a través de su depresión. Aletha se me resbaló de los brazos y no puedo traerla de vuelta. Sólo puedo instar a otros a desconfiar de la voz de la depresión. Puedo regarle a las personas que busquen ayuda y tratamiento. Puedo hablar de la depresión e invitar a otros a la conversación. Puedo decir a todo el que escuche que la depresión miente. Puedo decir la verdad. 

Las mentiras de la depresión sólo pueden existir en forma aislada . Traído a la luz pública, la mentira se revela como lo que es. Aquí está la verdad: Usted vale. Usted vale la pena. Eres amado. Confía en las voces de los que te aman. Confía en la enorme coro de voces que dicen una cosa: Usted importa. La depresión te miente. Hay que decir la verdad. Hay una línea gruesa en negro que separa el antes y el después de mi vida: soy nueva todavía en el territorio después. Se siente incierto, desorientador -como caminar a través de una casa de la risa del carnaval donde el suelo es irregular, rota, se inclina, se curvea. Sólo sé dos cosas con certeza: La depresión miente. Voy a decir la verdad. Unete a mi.

10 comentarios:

Arabella dijo...

Wow, me ha dejado sin palabras, en serio...

TatianaBecerra dijo...

Dioos...
Se siente tan cercano ese testimonio.
Es muy difícil no escuchar si parece tan correcto. Tan verdadero.
Besitos, princesa

ℒ. dijo...

Imposible no leer el artículo entero... me hizo llorar.
Es cierto, la depresión nos miente.

Un fuerte abrazo.

Sophie dijo...

Me llego, gracias por compartirlo
besos

A dijo...

Increíbles las palabras de esta chica. La verdad es que realmente nos miente la depresión, eso está claro. La mierda es q quien la padece no puede ver todo lo que los demás ven. Ojalá no fuera así, ojalá hubiera un modo de accionar una palanca y que pudiéramos ver como nos ven esas personas cercanas.
Besos. ~A.

MissIndependent dijo...

Recuerdo de una princesa que leia aqui en blogger, que por cierto desaparecio para siempre y nunca supe de ella, su mama murio, y creo que su hrmana se suicido, o sea horrible! :(

Me senti muy en shock cuando lei la entrada, a veces trato de alejar malos pensamientos de mi , para no ser consumida por este tipo de situaciones.

Un beso, y gracias por compartir esto con nosotras

Gab dijo...

Yo tengo ganas de desaparecer muy a menudo...

TU EPOSA dijo...

Hace un par de años, en el momento mas oscuro de mi vida, tú marida fuiste quien en una conversación, logro distraerme de tirarme de un edificio... y todavia tengo que agradecertelo, tus palabras me hicieron reflexionar, yo me voy a ir, pero todos mis problemas se van a quedar,toda mi familia y la gente que me quiere se va a quedar.

Lady Hysteria dijo...

Muchas gracias por compartir este texto con todos nosotros, a mi en lo personal me ayudo bastante, suelo pasar por momentos donde no me importa nada ni nadie, y solo deseo desaparecer, pero esa jamás será la solución para ningún tipo de problema. Hay que vestirse de coraje y rodearse del amor de los demás solo así podremos ver con un poco de claridad lo hermoso que es vivir.

Saludos princesa, leerte me reconforta siempre.

Anónimo dijo...

Gracias por compartirlo. si no te importa puedo compartirlo con otras personas?