Gracias por seguirme

viernes, 14 de abril de 2017

Como recaer en un desorden alimenticio en 3 simples pasos

Paso 1: Enamórate como una auténtica estúpida de alguien con 100 mascaras

Paso 2: Intenta descubrir su verdadera cara

Paso 3: Muérete de horror cuando finalmente quites la última mascara





Obviamente todo es mucho mas serio que esto. Meses sin escribir y me veo de nuevo en el mismo circulo. Trauma, ansiedad, episodios de depresión altamente funcional como el conejo de Duracel sin apenas tocar donde duele. 

He dejado de comer. Por dos largas semanas. Agua, y algún trozo de queso...

Luego, en esta semana entera he vuelto a comer, no? Ya no igual, no tolero cosas dulces ni demasiado saladas, ni las mismas cantidades, pero al menos, ya como...

Entonces...

Yo creo que mi falta de apetito a veces es solo la ansiedad jugando al ping pong conmigo. Nada es serio hasta que no vomito alguna comida...

Y eso he hecho. Casual, como... "He comido demasiado X y mañana veo a mi familia y no quisiera estar hinchada" nada me asusta más que meterme los dedos a la garganta y vomitar hasta sentir el amargo de mi propio cuerpo.

Hasta dejar en la taza la única cosa que puedo controlar cuando todo se sale de control.

Lo más gracioso es que sí he tenido una mini pelea con mi pareja esta noche, nada de peligro. Pero no es de las máscaras de mi pareja actual de quien hablo en la entrada de mi post, es de las de Muñequito. 

Me lo negaría si pudiera pero si estuve realmente enamorada de él, al punto en que, luego de descubrir despacio todo lo malo que es para mi, aún tenía esperanza de mantener las cosas cordiales entre nosotros. Poder caminar entre los escombros de nuestro matrimonio sin cortarme y... Resulta que se han caído todas las máscaras y la última ha descubierto a un leviatán despiadado con el orgullo herido.

Boba yo de pensar en cordialidad mientras él planeaba la estocada final...

Y si esa no era su última máscara? Y si todavía queda maldad escondida en el hombre con el que comparto un hijo?

Mientras todo a mi alrededor se expande hasta dimensiones que nunca imaginé yo me desespero por hacerlo todo pequeño de nuevo. Mi dolor cabe en un plato. Y puedo rechazarlo. Mi dolor cabe en el contenido de mi estomago y puedo sacarlo.

Recaer en un desorden alimenticio es fácil. Si lo único sobre lo que me queda poder es sobre mi cuerpo. 

Un beso realeza

6 comentarios:

Scarlett dijo...

Cuanta razón. La vida sentimental es algo que nos lleva casi directamente a los desordenes alimenticios. Es que como no podemos controlar a esa persona, nos ensañamos en controlar lo que sí podemos: la comida. Es todo un circulo.

Kristalle dijo...

Madre mia..mucho animo, no tendrías que haber recaido, es lo peor que uno puede hacer
Tu vales mucho mas vale????
Es como la relación toxica que tengo yo con mi aun novio, es MUY toxica.
Besos enormes.

Tutti dijo...

En parte, entiendo lo que dices...
El conocer a una persona que correspondió a mi "ideal de belleza" y que esa persona saliera conmigo, "me aceptara" me subió un poco la autoestima y pude dejar la ansiedad, el comer por dolor y hasta "mantuve" mi peso de forma estable y saludable...Como 2 meses sin vomitar; qué felicidad! Me sentía en el cielo de la recuperación. Ahora esa misma persona me genera muchas inseguridades e inestabilidad emocional que he tenido que desahogar con bulimia otra vez.
Afortunadamente, no mucha. No pasa de ser 3 veces por semana, y eso es mucho. A veces una nada más, a veces nada. A veces cortarme la piel de nuevo.
Sólo espero mejorar y que tú, hermosa Bárbara también lo hagas.
Siempre has significado fuerza para mí...Gracias!

Erika M dijo...

Leerte me parte el alma y hace casi llorar, no deberías vivir eso... nadie debería. Aferrate a las palabras que escribes para seguir.
Lo peor es que me siento identificada con cada una de tus letras "Hasta dejar en la taza la única cosa que puedo controlar cuando todo se sale de control.....Mientras todo a mi alrededor se expande hasta dimensiones que nunca imaginé yo me desespero por hacerlo todo pequeño de nuevo. Mi dolor cabe en un plato. Y puedo rechazarlo. Mi dolor cabe en el contenido de mi estomago y puedo sacarlo"
Un beso enorme y mil abrazos, la niña perdida.

Daniela dijo...

Y se trata de eso, no? En realidad los trastornos alimenticios son producto de un rechazo a nuestra realidad, del hecho de no saber como lidiar con nuestros problemas, de sentir que no tenemos el control?

Yo lo siento tan amargo, duele... Quisiera que aprendamos a dejar de lastimarnos, dejar de encontrar placer en ello.

Un abrazo.

OBESA dijo...

te amooooo